Último capítulo

lunes, 30 de enero de 2017

SEÑOR X

Holiiii,
hacía tantísimo que no escribía y no es porque no tuviera ideas, de hecho tenía tantas ideas que decidí no exteriorizarlas, en el tema de hoy podría exponer diversos temas como el autoconocimiento, el crecimiento personal pero soy bastante pedante con este tema, el amor, de hecho llevo ya unos cuantos post.
El otro día tuve la increíble oportunidad de entrevistar a un amigo, llamémosle señor X. Os voy a dar una información de quién es el señor X. El señor, es de nacionalidad alemana y Española, El señor X empezó a trabajar desde que terminó la universidad, ahora con 32 años a lo largo de su carrera, trabajó para Aldi, como director ejecutivo de más de 30 supermercados, llevaba una empresa de construcción valorada en un millón de euros, es inversor de bolsa y economista. Hace mucho que le hice la entrevista con la intención de crear un apartado de Entrevistando a empresarios, y por pereza y algún que otro contratiempo no lo he colgado en el blog. El señor X será el protagonista de mi post.
La misma tarde en la que tuve la increíble oportunidad de entrevistar al señor X fuimos a cenar y durante la conversación trataba como una pupila exprimir todo su conocimiento, me decía a mí misma (Estás frente a alguien que ha recorrido el camino que tú deseas emprender) No os puedo explicar con exactitud cómo me pude sentir frente al señor X. Era sumamente inteligente, interesante, todo lo que decía, era la segunda persona más inusual que había conocido, me sentía tan identificada que le dije: estoy emocionada porque eres la segunda persona con la que puedo hablar de temas como economía, etc, y entonces me estrechó la mano y me dijo, eres una incomprendida) para mí aquello fue como: bienvenida al club de los triunfadores, si luchas lo conseguirás, en fin. No voy a decir que no me quedé prendada de su impresionante inteligencia, no sólo era una persona que conocía mis principios sino que sabía ejecutarlos, los había conseguido, estaba frente a una persona que había sido capaz de la nada y desde cero montar una empresa y facturar millones, de todas las preguntas que salían de mi boca para mí se traducían como: ¿y qué hago para conseguirlo? ¿y qué hago para conseguirlo?

A partir de aquí, el señor X y yo empezamos a desarrollar una relación afectiva, y diréis ¡La relación de su vida! Por parte del señor X, era todo como una persona ¨ilusionada¨ cabía esperar, me brindaba su cariño incondicionalmente y antes, en mis subidas y bajadas como una montaña rusa me habría sentido protegida, querida por una persona que no era de mi círculo, una persona a la que admiraba profundamente pero que apenas conocía, sin embargo, sentí ante ese cariño un rechazo omnipotente que se hizo soberano en mis tripas, ya no concebía el cariño de la noche a la mañana. Pero ¿por qué? ¿Qué tiene de malo que una persona sea cariñosa sin conocerte? Para mí, nada en absoluto, sólo que concibo unos principios diferentes en ellos. Yo opino que el amor hay que ganárselo y no regalarlo, y yo no me sentía identificada con el cariño que me brindaba el señor X, no podía aceptarlo porque no me lo había ganado, y en caso de aceptarlo ¿cómo lo manejaría sin que desembocase hacia el desdén y el desprecio? Entonces me sentí tan identificada con aquellos chicos que huían espantados ante esas chicas que de la noche a la mañana ya estaban tan ¨ilusionadas¨ y ¨enamoradas¨ no querían ese cariño porque no sabían como manipularlo sin herir a la persona, porque no les correspondía, esas personas ilusionadas básicamente se exponían adrede para ser lastimadas ante personas que no sentían nada por ellas. Puedes conocer a una persona y llenar la realidad de expectativas para que luego la realidad sea aplastante y que la persona no se adecue a tus pensamiento ¿yo hubiera decepcionado al Señor X? no lo sé, la verdad. Lo que sí estoy segura es que no quería su cariño porque no lo había trabajado… no quería algo que yo no era capaz de valorar. El señor X tuvo suerte, es un hombre que lo tiene todo y se fijó en mí que lo quería todo pero me fui, no dependí, pero algunas personas no tienen tanta suerte, yo alguna vez no tuve tanta suerte, alguna vez antes de restablecer mis principios jugué el papel del señor X, y di mi cariño sin esperar a ser ganado y me destrozaron de todas las maneras posibles, aunque no os lo creáis hay personas que lo hacen, que no saben decir, yo no siento lo mismo por ti, no me lo merezco aún, personas desesperadas, vulnerables que aceptan cualquier tipo de amor con tal de sentirse queridas, el cariño se construye con el tiempo, he ahí las parejas que duran décadas, porque han trabajado los cimientos de un cariño que claramente resultan inquebrantable, Señor X.

3 comentarios:

  1. Me siento tan identificado... Desde la parte de sentirme incomprendido y desear absorber todo lo posible de gente exitosa, hasta el momento en el que huyes de un afecto no ganado y que sientes que hará tambalear los cimientos de lo que quieres que sea una vida serena emocionalmente.
    Bravo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por leerme. Gracias por comentar!❤

      Eliminar
  2. Me ha gustado muchísimo el post. Me he sentido identificada, la verdad!

    ResponderEliminar